(Neurocognitive factorial structure of executive functions: Evidence from neurotypicals and frontotemporal dementia)

INCYT

Autores: RaúlGonzález-Gómez, Odir AntonioRodríguez VillagraMichaelSchulteTeresaTorralvaAgustínIbáñez, DavidHuepeSolFittipaldi.

Resumen: La estructura latente de las funciones ejecutivas (FE) sigue siendo controvertida. El análisis factorial confirmatorio (AFC) ha proporcionado soporte tanto para modelos multidimensionales (supone que las FE son funcionalmente separables pero con componentes relacionados) como bifactor (propone que todos los componentes están anidados dentro de un factor común). Sin embargo, estos modelos CFA nunca se han comparado en muestras de pacientes, ni con respecto a sus correlatos neuroanatómicos. Aquí, contrastamos sistemáticamente ambos enfoques en neurotípicos y en un modelo de lesión neurodegenerativa (pacientes con demencia frontotemporal variante conductual, bvFTD), caracterizados por déficits ejecutivos asociados con la neurodegeneración frontal. En primer lugar, se utilizó CFA para probar el ajuste del modelo en una muestra de 341 neurotípicos y 29 pacientes bvFTD según el rendimiento en una batería de detección frontal ejecutiva que evalúa la memoria de trabajo, la inhibición motora, la inhibición verbal y la capacidad de abstracción. En segundo lugar, comparamos el factor FE y las puntuaciones observadas entre los pacientes y los controles emparejados. Finalmente, usamos morfometría basada en vóxeles (VBM) para comparar los correlatos de materia gris del factor y las puntuaciones observadas. Los resultados de CFA mostraron que ambos modelos se ajustan bien a los datos. El modelo multidimensional, sin embargo, fue más sensible que el modelo bifactor y las puntuaciones observadas para detectar deficiencias de FE en pacientes bvFTD. Los resultados de VBM para el modelo multidimensional revelaron correlaciones de materia gris común y única para los componentes de EF en las cortezas prefrontal-insular, posterior y temporal. Con respecto al modelo bifactor, solo el factor común se asoció con los ejes prefrontal-insulares. Las puntuaciones observadas presentaron asociaciones de materia gris escasas y no frontales. La evidencia conductual y neuroanatómica convergente de poblaciones sanas y un modelo neurodegenerativo de FE respalda una estructura multidimensional subyacente.

Disponible en: Science Direct

INCYT

Autores: Jorge J. Llibre-Guerra, Maria Isabel Behrens, Mirna Lie Hosogi, Lucia Montero,Teresa Torralva, Nilton Custodio, Erika Mariana Longoria-Ibarrola, Margarita Giraldo-Chica, David Aguillón, Angela Hardi, Gladys E. Maestre, Valeria Contreras, Celeste Doldan, Lissette Duque-Peñailillo, Heike Hesse, Norbel Roman, Dhara Angelina Santana-Trinidad, Christian Schenk, Ninoska Ocampo-Barba, Ricardo López-ContrerasRicardo Nitrini

Resumen: El desarrollo histórico, la frecuencia y el impacto de la Demencia Frontotemporal (DFT) son menos claras en América Latina (LATAM) que en los países de altos ingresos. A pesar de que existe un número creciente de estudios sobre demencia en LATAM, poco se sabe acerca de estudios de prevalencia de DFT por país, heterogeneidad, clínica, factores de riesgo y genética.

Métodos: se llevó a cabo una revisión sistemática, con el objetivo de identificar la frecuencia, heterogeneidad clínica y estudios genéticos de DFT en poblaciones latinoamericanas. La estrategia de búsqueda utilizada fue una combinación de términos estandarizados para DFT y trastornos relacionados. Además, al menos un autor por país latinoamericano resumió la literatura disponible. Se revisaron estudios colaborativos o regionales durante las reuniones de consenso.

Resultados: Los primeros informes sobre DFT publicados en LATAM fueron en su mayoría estudios de caso. Las últimas dos décadas marcaron un aumento sustancial en el número de investigaciones sobre DFT en países latinoamericanos. Brasil (165), Argentina (84), Colombia (26) y Chile (23) son los países con mayor número de estudios publicados sobre DFT. La mayor parte de la investigación sobre DFT en LATAM se ha centrado en las características clínicas y neuropsicológicas (n = 247), incluida la adaptación de baterías de evaluación neuropsicológica y conductual. Sin embargo, hay pocos o ningún estudio grande sobre prevalencia (n = 4), biomarcadores (n = 9) o neuropatología (n = 3) de DFT.

Conclusiones: Se requerirán futuros estudios de DFT en LATAM, aunque con un mayor énfasis en diagnóstico clínico, genética, biomarcadores y estudios neuropatológicos. Los esfuerzos a nivel regional y nacional deben buscar mejores estimaciones de la prevalencia, incidencia e impacto económico de la DFT y sus síndromes asociados.

Disponible en: Frontiers in Neurology

 

(Early onset consumption of coca paste associated with executive-attention vulnerability markers linked to caudate-frontal structural and functional abnormalities)

INCyT

Autores: Alethia de la Fuente, Sofía Schurmann Vignaga, Pilar Prado, Rosario Figueras, Lucia Lizaso, Facundo Manes, Marcelo Cetkovich, Enzo Tagliazucchi, Teresa Torralva.

Resumen: Quisimos establecer a nivel clínico y fisiológico qué evidencia podría sustentar que la pasta base fuera una droga ‘más dura’ con una mirada traslacional, estudiando puntos que pudieran ser implementados en el manejo clínico de los usuarios.

Reclutamos chicos ex dependientes de pasta base, de cocaína esnifada y controles emparejados por edad, género, educación y NSE. Analizamos variables clínicas relevantes para el éxito de los tratamientos (funciones ejecutivas, FE) y las estructuras que soportan estos procesos.

Los grupos se definieron por droga de preferencia, y los que consumieron paco tuvieron un peor rendimiento en EF-Atención. Esto se explicaba mejor por su edad y edad de inicio del consumo que por la cantidad y frecuencia del consumo de paco.

Al mismo tiempo, presentaban una disminución de la densidad de sustancia gris en una estructura muy importante para la regulación de estas funciones que es el caudado. Vimos que había una relación entre la conducta y la sustancia gris de esta región, y que la relación era incluso más fuerte con la conectividad funcional del caudado y regiones prefrontales.

Cuando algo se observa estructuralmente como densidad de materia gris se interpreta como algo consolidado, y por tanto menos sensible a variables o estímulos ambientales que lo funcional evaluado por la conectividad. En nuestro trabajo observamos ambos componentes. El estructural se explicaba mejor por variables del desarrollo, potencialmente previas al inicio del consumo y que podrían ser factores de riesgo. Por lo que en principio podría no ser efecto del paco, si no más bien factores de vulnerabilidad para una escalada del consumo.

Respecto a nuestra pregunta original es que, si el paco es una droga más dura, puede depender de diferentes factores. En relación a lo clínico, abre una diana terapéutica para prevenir y tratar poblaciones adolescentes. Pero cuando exploramos usando las variables de consumo (cantidad, frecuencia, años de consumo, etc) lo que observamos es que el desempeño se explicaba mejor por edad y edad de inicio del consumo. Nuestros resultados apoyan modelos que sugieren que las características preexistentes de un sujeto pueden constituir un riesgo para desarrollar una adicción tempranamente. Si el consumo de paco particularmente hace más profundas esas fallas, o si eran previas al consumo, solo se puede averiguar con estudios longitudinales que arranquen antes del inicio. Lo más probable siempre es una combinación de ambos factores (vulnerabilidad previa y afectación por consumo) más compleja de lo que uno de imagina en primer instancia.

Disponible en: Sciencie Direct

Page 1 of 45123456789101112131415161718192021222324252627282930313233343536373839404142434445